Exposición en el Espacio Telefónica.



"- Verás hay patrones en todo lo que te rodea: en la luz, en el reflejo del agua. En matemáticas, esos patrones se revelan de un modo admirable e increíble. Es muy hermoso."

El Hombre que conocía el infinito (película) 




foto by Nelly (Fundación Telefónica)

Sé que la frase que abre esta entrada no tiene relación con las exposiciones. Pero es que me acaba de pasar.. algo tan extraño. ¿Alguna vez un personaje de una película que estáis viendo.. responde a vuestros pensamientos? Esto os va a sonar a locura, pero.. he llegado a casa rumiando... ciertas ideas. En dichas ideas predominaban dos conceptos: patrones y meditación. Era un diálogo conmigo misma en el que ganaba la parte que aborrecía la palabra "patrones" (de hecho, pensaba que la había utilizado ayer y que por eso me la había dicho a mi cierta persona hoy) y me resistía a siquiera... intentar ver alguno. "¿Por qué usé "patrones"? Es una palabra muy fea. Suena horrible. Ver patrones...." Un patrón parece algo repetitivo e imposible de romper. ¿No?

Cuando de repente me he levantado a llenar la copa de agua (con hielo), sonriéndome porque el personaje de la pelí que acababa de empezar le estaba hablando de cuántica a su joven esposa india, y entonces de repente, mientras vacío el contenido del recipiente de cristal escucho... 

"- Verás hay patrones en todo lo que te rodea: en la luz, en el reflejo del agua...."

Vuelvo sobre mis pasos hasta el salón. Copa en mano.

-... esos patrones se revelan de un modo admirable e increíble. Es muy hermoso." 

Y entonces caí en la cuenta. Yo no usé la palabra "patrones". Yo usé "conductas".
Fue él (el Muso) quien dijo patrones.

- Es imposible... es...

¿Casualidad? ¿ciencia?

Qué cosas pasan, ¿eh? 
Así que los patrones no son algo terrible sino que puede ser algo que se revela de modo "admirable y hermoso" jajajaja!

En fin, pero de lo que yo quería hablar es de las exposiciones actuales de la Fundación de Telefónica. 
Y nada mejor que poneros algunas fotografías.

Tienen un recorrido muy interesante desde los primeros hitos del teléfono, hasta las centralitas (con actividades interactivas y también una película con gafas de realidad virtual) de principios del siglo veinte y también hay una exposición de fotografía y retratos en la última planta. 





Las gafas en 3D me gustaron muchísimo. Pero por un detalle. Cuando giras la cabeza sigues viendo el mundo imaginado y eso.. es algo que me recuerda mucho a los sueños. Cuando sueñas algo y "te mueves" por ese mundo que no existe... es increíble porque giras la cabeza y el mundo está ahí. Jajajaj!! No sé, ... una espera ver alguna incongruencia pero... con esas gafas si miras a un lado ves una cosa y a unos personajes y si miras a otro lado ves otra acción diferente. Lo que hace que te preguntes, ¿qué está pasando en el otro lado cuando no miras? ¿sigue existiendo?

Pensadlo bien, que es realidad virtual. Y si no miras, ¿te lo pierdes? Yo creo que el futuro de las películas o los videojuegos va a ser ese. Y será una pasada. De verdad.

De los retratos no tengo foto, más que en el móvil. Pero os voy a dejar el enlace.


Tiene un montón de cosas interesantes para ver. Fijaros en esas caras tan grandes y... bueno, de gente mayor. Nada más entrar. Y fijaros en los ojos. Le dije a un amigo: "mira los ojos y olvídate del resto". Eran bellísimos. Esta todo jajajaj... "lleno de trucos". Todo. Detalles, gente que mira aquí y allá, momentos históricos... está muy bien. Algunas imágenes impactan, otras sorprenden, otras son muy duras. Es difícil elegir una sola foto pero hay una pared llena de retratos, hay una modelo muy guapa y hay modelos de distinto tipo y justo en medio hay una chica desenfocada y sonriente. Esa fue mi parte favorita de la exposición.
Aunque es imposible elegir. Todo era estupendo.

Muy, muy recomendable.
Fundación Telefónica.
En Gran Vía, se entra por Fuencarral,... es allí donde Gran Vía y Fuencarral se unen. Me encanta ese espacio. He ido a varias exposiciones y siempre vuelvo contentísima.

Saludos!!!

Fuera de guión (o carta a un Muso travieso)


Esta es una entrada de desahogo. 
Y también la escribo porque siento que han atacado mi blog. Bueno..., no a ver... la verdad es que no es un ataque. Sólo es un "indicación de incoherencia" (ñañañañañ!) Por favor, leerlo con retintín. 
Estoy muy disgustada. Porque no hay manera... humana, lógica y sensata, de conseguir que las conversaciones (y/o situaciones) con cierta persona vayan por donde yo quiero que vayan. 

No importa si planeas de antemano los temas de los que hablar, si delimitas parámetros, si dices: "hoy quiero hablar de esto". Nooo. Siempre acaba todo patas-arriba En mi cabeza, digo. Y es casualidad. Muchas de las cosas que pasan.Yo llego con mi "cajita", con todo bien planeado. Y le digo: "esto va a ser así"... "Mira, Muso: durante la jornada vamos a hablar sólo de esto". 

Hoy me ha mandado un elefante con alas. 

(jajajaja!)

Sí, ese es el problema. Que no puedo evitar reírme. Un elefante con alas. 

Si estoy mohína me copia y se mete conmigo, si estoy tranquila conversamos la mar de bien. Y no consigo "encasillar" su ... papel en la existencia. Ya sé que diréis, "¿para qué quieres encasillar a alguien?". Porque eso ayuda. Las etiquetas ayudan. Dan pistas. Pero no puedo, ¡no hay manera! porque me manda elefantes con alas...


Ahí va... la frase es de Einstein. (¿seguro que lo es?)

¿Lo veis? Es un elefante con alas.

Espero que no me lea porque este es mi blog. Y pienso seguir poniendo lo que me de la gana. 

Hoy tuve una pelea... no lo llamaría pelea. Hoy discutí con el Muso... no, mejor, hoy me enfadé con el Muso pero es que me he dado cuenta de algo... que no puedo escribir aquí porque es muy privado, pero que me intriga.

Yo creo que es casualidad... él no lo sabe. Pero imaginaros que hacéis algo y de repente pensáis: "ay, va, pero es si es lo mismo que hacía de niña".

Cuando aprendes una conducta de pequeña... por el motivo que sea, esperas una determinada respuesta.

El problema... la cuestión... es que él no responde así.

Y ahí es donde tengo el dilema. 
Bueno, me he dado cuenta hoy, la verdad. A lo mejor ni siquiera es relevante. Pero ... me ha sorprendido. Es como si de pequeña aprendes a lanzarle una pelota a un muro porque sabes que va a venir de vuelta con la misma fuerza con la que le das... solo que no vuelve. Hay un portero. Así que le lanzas otra pelota más fuerte, pero la para igual. Entonces vas a por tu bota de fútbol más grande y se la lanzas pero el portero la atrapa como si nada.

Y entonces piensas... ¿qué está pasando aquí?

jajajajaj!
¿Sabéis una cosa? ¡Los elefantes con alas no existen!
Así que, hala, a dedicarse a cosas científicas.
Y a escribir. Que escribir es sencillo cuando todos los personajes siguen su guión.

SALUDOS!!!





La ecuación - Cuentos del niño mensajero

- "Todos los seres humanos te fallan" -leyó Memphis en su pizarra de desarrollo de teorías.
La alcaldesa de la ciudad estaba escribiendo con los rotuladores negros de la científica. 
- ¿Te duele algo? -le preguntó.
Pero Nelly no contestó. En lugar de eso, siguió escribiendo:

"Cuando alguien te falla, eso provoca sufrimiento". Añadió un signo que significaba "por tanto" y concluyó su ecuación: "Luego lo mejor es no tener cerca a nadie". "Cero seres humanos = cero dolor". Y subrayó el resultado. 

- Interesante -contestó Memphis-. Mmm... pero creo que es inexacto. Tu premisa sería correcta si los seres humanos no fueran seres sociales. Por el contrario, podría mostrarte una gráfica en la que la felicidad de los que te rodean y la tuya mantiene un relación directamente proporcional. Lo que me lleva a repetir la pregunta: ¿te duele algo?


Nelly dio media vuelta y cerró su alcoba de un portazo. Intentó cerrar con llave pero esta se atrancó en la cerradura. Observó el mecanismo con pupilas inmensas porque a través de las lágrimas parecían más grandes. 

- La ecuación es correcta -gimió Nelly-. La he comprobado miles de veces.

Memphis sabía que el Muso había estado en la Ciudad por la mañana y se preguntó si aquel derrumbe emocional no tendría que ver con él. Apareció sin que le hubieran llamado y pasó la mañana en el ayuntamiento. La científica expuso a Nelly una premisa muy corta, muy cierta, y apenas dicha en voz baja para no molestarla. "Pero él te ha echado una mano, ¿no?". La alcaldesa giró la llave y se asomó: "Ese es el problema". Ella no lo había pedido. Apareció con sus aires de semi-clandestinidad, como si fuera un pirata o un vampiro, y trajo flores. Claro que a la alcaldesa le encantaban las flores. Pero después de invitarla a desayunar, ella empezó a animarse demasiado. Le regaló un unicornio de colores. Luego puso un barco de papel a navegar en una bañera, después le enseñó a atrapar rumores y meterlos en un frasco de cristal y por último pintó una telaraña con rotuladores.

Bastó un gesto, un leve gesto, y que se marchara sin una palabra para que la alcaldesa se quedara absolutamente desolada. Sintiéndose abandonada como un frasco de purpurina al que no le quedaba brillo.

Memphis intentaba comprender a Nelly. Como científica, a ella no le importaban demasiado los sentimientos sino por qué ocurrían. Y el misterioso caso era que una persona se había portado bien y eso solo había traído tristeza. Luego algo estaba mal. Algo había que corregir.

La llegada del cartero habría llenado la casa consistorial de alegría de no ser porque nunca lo había visto tan enfadado. 

- Se ha encerrado -dijo señalando la puerta- Habla tú con ella porque está muy rara.

- Cuando está así no hablo. No me escucha. Solo puedes acompañarla. 

- ¿Y entonces qué haces aquí?

El niño mensajero levantó una carta y esperó paciente a que Memphis, sentada en el sofá, la leyera.

- Recibo peticiones a diario pero nunca había leído algo tan estúpido como esto.

"¿Para qué sirve el amor?" leyó Memphis.
La letra era de Nelly, sin duda.

- Lo que ha escrito a continuación mejor no lo leas. Puede que a ella le parezca sensato en este momento, pero no sabe lo que está pidiendo...

- ¡Hombre, no sé! -exclamó Memphis-. Al paso que va se hará realidad. Tiene su lógica.

- ¡Nelly, sal de ahí! -gritó el cartero llamando a su puerta- Necesitas urgentemente que hablemos.

- ¡¡No necesito nada!! -gritó la alcaldesa- Además, he perdido mis gafas.

- Como no salgas de ahí haré realidad tu deseo. Y te advierto que hasta las piedras "aman", así que no te gustaría saber en qué ibas a convertirte. 

Hubo un silencio. Al poco rato, una Nelly llorosa precedida de unos zapatos mojados se asomó al salón del ayuntamiento.

- ¿Tan dolida estás?

- ¡Sí!

Se dejó caer en el sofá tristemente, pero en esta ocasión sin rastro de cólera. 

- Sé razonable... algo habrás aprendido.


La alcaldesa se cruzó de brazos, arqueó la espalda, y un pájaro se posó en ese instante en la ventana. Comenzó a danzar pero nadie le hizo caso.

- ¡¡Quiero una ecuación que evite el sufrimiento!!

El cartero se frotó las cejas con una mano. 

- ¿Te refieres al tuyo?

Ella asintió.

- Quieres una ecuación que evite el abandono.

- ¡Ahí le has dado! -dijo Nelly. Y se echó a reír.

En espera de que las cosas mejorasen, Memphis se puso a idear ecuaciones, a cada cuál más disparatada, mientras el niño mensajero le preguntaba a la alcaldesa si prefería feldespato o cuarzo para hacerle un trasplante de corazón. 

Al caer el sol, el tic-tac del reloj acompasaba sus respiraciones en medio de un silencio tranquilo. La alcaldesa juzgo oportuno disolver la reunión.

- Crees que se va a rendir.. -dijo el mensajero a la alcaldesa, mientras le acompañaba hasta la puerta.

- Cuando algo no tiene remedio...  -Nelly asintió - Además, no me fío. Sólo es trabajo.

- No le conoces...; que estás empeñada en ser infeliz él ya lo sabe. 

- ¡¡¡Yo no estoy empeñada en nada!!! -de un empujó sacó al cartero de la casa consistorial y cerró. 

Giró la llave tres veces.

La compasión que emanaba de los ojos del niño era infinita cuando alzó la vista al cielo plagado de estrellas. Después metió una mano en el bolsillo de su pantalón y acarició la llave que abría todas las puertas de la ciudad. Por el momento, sería mejor guardar el secreto.

FIN. 


  

Influencias


"Porque eso es lo que hacemos al meditar. Ver lo que tenemos..."
"Lleva aceite de palma. No compres nada con aceite de palma..."



Esta mañana me he levantado un poco "depre". Supongo que no es nada extraño. Nos pasa a todos. Tumbada en la cama mirando al techo me acordé de la frase que leí en Facebook hace tiempo. "Cada persona con la que te cruzas está librando una batalla de la que tú no sabes nada. Sé amable, siempre".
Mientras sopesaba cuán cierto era (que lo es), me pregunté qué quería hacer el resto del día. Pero a todo le vía pegas. Y empecé a comparar mi estado de ánimo actual con el de hace unas semanas. Hay una forma sencilla de saber si no me encuentro bien y es parecido al síntoma más evidente que tengo cuando me da fiebre: me canso y solo quiero estar tumbada.

Lo normal es tener tantos planes al día, que no sé por cuál quiero empezar. Y la única manera de verme quieta es o trabajando (concentrada), o leyendo o escribiendo. Pero estar sobre la cama, mirando al techo, como si mi cuerpo pesara un quintal, no es, ni remotamente, mi estado de ánimo habitual. 

Y empecé a preocuparme.

Y me acordé de la frase del Muso que da inicio a esta entrada. No me gustó nada cuando la dijo, en medio de una conversación, porque me pasó eso que me pasa a veces con él, que un segundo dura más de lo que debería durar. Cuando eso pasa y ralentiza el tiempo me desconcierta. Es como si algunas palabras que dice... es como si no las dijera en un plano normal de comunicación. Yo no sé con quién habla, (jajajaj!!!) pero de verdad que ... desconcierta. 

Bien. Si tenéis un síntoma o un estado de ánimo, o una reacción alérgica en un brazo, sea cual sea la circunstancia, el síntoma indica algo. Lo malo es que para ver ese algo cuando se trata de una cosa no física, sino mental, la única herramienta correcta y adecuada que conozco es la meditación.

Pero yo no quería meditar. 

"¿Cómo puedo arreglar esto que siento... sino sé qué me pasa?". Y de nuevo la frase me venía a la mente. "Eso es lo que hacemos al meditar, ver lo que tenemos..." ¡¡¡ayyyyyyy, ¿por qué tuvo que decirla?!!! jajajaj.
Bueno, al final, me dije, venga...  Y no tarde en darme cuenta de porqué no quería meditar. Meditar a veces es un coñazo. Ves lo que quieres, sientes cosas y ... caramba! te enfadas!. Es muy difícil no enfadarse. 

Lo raro es que cuando llevas un ratito meditando todas esas cosas te parecen muy... pequeñas. ¿Sabéis? Y no sé porqué aún. En realidad son tonterías. Pero son tantas que abruman. Y casi todas tienen que ver con "tener" cosas externas. Y te enfadas más. Total. Un desastre. 

Tras mi pequeña sesión de meditación, curiosamente, me sentía llena de energía otra vez. "¿¿Ves??" "Esto es lo que no entiendo" pensé. Organicé mi día y me puse a leer. Leía un libro budista. Y tocaba un capítulo titulado: "sobre el sufrimiento". ¡Ah! ¡Pues qué bien! Mira qué oportuno. Leí unas cuantas hojas, y de repente me enfadé lo cerré y casi lo lanzo por la ventana, ¡jajajaj!

Decidí ir a comprar.

Había decidido hacer dieta sana también. Afortunadamente, no me gustan ni los pasteles, ni la coca-cola, ni el merengue, ni el hojaldre... no me gusta casi nada. Pero me chifla el pan. Me puedo comer una barra de pan tranquilamente. Como no tengo otra cosa mejor que hacer, esta semana he decidido ponerme a prueba y ver si puedo comer menos pan. No es difícil, ya que existen panecillos a la venta que son bastante pequeños. Y me dije: "Mira qué bien. Me compro uno para cada comida y ya está".

Justo cuando iba hacia la caja me di cuenta de que no tenía nada para llevarme al trabajo. Y ahí fue donde la segunda frase acudió a mi mente, lo que más tarde me haría pensar en el poder de la influencia.

Tenía unas galletas en la mano, cuando me vino a la mente una escena ocurrida semanas atrás y la frase: "No compres nada con aceite de palma".
Ni idea de lo que es aceite de palma, pero si al ser querido que me lo había dicho le preocupaba lo bastante como para decírmelo... ¿por qué no darle la vuelta y leer los ingredientes?

"blablablabla... aceite de palma". Oh, vaya. Dejé el paquete. 
Elegí otro.
"blablbalbalblbla... aceite de palama". Anda, pues esto también lleva. Por cierto, ¿qué es una traza de soja? Dejé el paquete.
Elegí otro más.
"blablablalblalblablbla... grasa de palma". JAJAJAJAJ!! ¡¡Venga ya!! Miré a mi alrededor en el estante de las galletas. ¡Todo lleva aceite de palma!

Me decidí a avanzar hacia la caja pero me dije para mis adentros: "¿Y qué hago? Si no llevo algo con azúcar al trabajo me voy a morir de hambre y me zamparé todo lo que haya en la máquina..."

(manzanas)

"Te odio" le contesté a mi pensamiento. Ja, ja ja ja! 
Sí, vale. Llevan glucosa. Es lo que buscaba: galletas de chocolate con glucosa. Y al final... manzanas. Como la semana anterior y la anterior de la anterior. 

Así que ya veis. Dos frases. Dos frases absurdas dichas azarosamente por dos seres que me rodean... y fijaros qué impacto y qué influencia pueden tener en la vida de otra persona. Si eso ocurre con todo, ¿no es curioso? ¡Menuda responsabilidad! 
Lo curioso es que no todos afectamos a todos, claro. Hay personas (no sé por qué al escribir esto me da que la palabra personas esconde algo más)... como decía, a cada persona le afecta más lo que digan unos y no otros. Lo cuál me lleva a la siguiente pregunta: ¿qué fuerza es la que hace que nos afecten unos y no otros? Porque eso, ... puede ser muy relevante para nuestra vida.


¡¡¡Saludos filosóficos!!! (o filosofales, jejejej) 




Más pelís para ver.


Podría escribir un cuento en esta entrada porque... hay un lector muy muy muy muy muy muy equivocado. Y porque no creo en los poderes mágicos.
Pero no lo voy a hacer. 
En su lugar, vamos a hablar de películas:

"La chica danesa"

Cuando salió esta película me llamó la atención, pero afortunadamente no pude ir a verla al cine. Así que me quedó como ese "poso" de curiosidad que no encontró su momento de ser debidamente atendido hasta el pasado lunes en la biblioteca. O puede que fuera martes, no lo sé.
El caso es que la película no me ha gustado nada.
Uno podría pensar, al ver la carátula, que podría tratar de un chico muy audaz al que le gustaba vestirse de mujer en una época en la que eso estaba más que prohibido. Uno, o una, podría pensar que se traba de su mejor amiga o confidente la que aparece ahí. Pero no.
No. 
No, ella es su esposa. Y esta película es el drama más desesperante y cruel que me he echado a la cara en años. Tiene escenas dolorosas, tan solo equiparables al párrafo del libro Shogún en el que a un marino mercante enfermo de infección le dicen "mira, tú no te laves y que no te de el sol, porque todo el mundo sabe que el sol es lo que te puso enfermo". O el aire limpio. O sea, ese error garrafal de la medicina atrasada me saca de quicio. A partir de ahí, me dije, ¡esto es una locura!
Y luego hay otra cosa que no entiendo: el odio, en mi opinión innecesario y enfermo, que este personaje siente por su cuerpo. Con esa carátula... no piensas que trate de eso. ¡Si parece un puñetero anuncio de perfume! Así que tras intentar solucionar un problema con radiación (en serio, no la veáis), pensé: "¿por qué estoy sometiéndome a esto?". Cuando uno piensa eso viendo la tele (sólo me pasa con el Sálvame y toda esa... programación de Tele5), me dije: ¿qué estarán echando en otro canal? Y dejé avanzar el DVD mientras yo veía la tele. 
Hasta que llega el final.
Y entonces dije: "Pues vaya".
No la veáis. El problema es que al final comprendí la motivación de esta película: no es un anuncio de perfume, es un hecho real. Podrían quizá tal vez habérmelo dicho antes de que empezara a verla. Aviso: está usted a punto de ver un bodrio dramático basado en hechos reales. Mi intención es hacérselo pasar a usted mal. 
Entonces, claro, la habría quitado.
Solo salvo una cosa, una sola, cuando entra al burdel y copia los movimientos de la chica. Y la salvo porque la chica primero se espanta, pero luego, para comunicarse con él, lo imita. Eso me pareció muy bello. Me encanta la comunicación. 
Hasta que el chico sufre una crisis nerviosa. Mira, de verdad, eh? Tanto odio hacia uno mismo no es bueno...

"La Cabaña en el bosque"

(continuará...) 

Esta es rara... Cuando ves este tipo de portada y esta sinopsis, piensas: "será del tipo de película de un grupo cerrado en un espacio compartido con un asesino". Ya sabéis: Scream, Sé lo que hicisteis el último verano... ese tipo. Un agujero, una cabaña, una mansión...
Vale, pues sí, trata de eso. Pero con sorpresa.
Y como tiene sorpresa, y tiene mucha mucha ciencia ficción de por medio, pues dices: "esta bien, es curiosa". Claro que, reconozco que algunas partes las pasé con avance rápido... ¡¡a ver, no me gustan los monstruos!!
Pero bueno, por pasar la tarde con unas palomitas... no está mal.





"La leyenda del Cazador (Blancanieves)"

Esta sí... de las tres que he puesto, es la mejor. Aventuras, sin mucha complicación y con una mala realmente hermosa. Lo he estado pensando y ... debe de ser complicadísimo ser tan mala en la gran pantalla. La actriz que hace de Rávenna, espectacular. No obstante, esta película me hizo preguntarme algo muchas horas después de verla: "Si Freya tiene los poderes de la Princesa de Frozen... jajaja! ¿¿¿significa que Rávenna es la hermana de Frozen???". Es que me hizo gracia la coincidencia.
Trata de una princesa que sí cree en el amor y otra que es más mala que... no sé, pensad en alguien muy malo.
El resto es historia, aventuras, enanos, una búsqueda... y mucho hielo.
No está mal. Se puede ver en familia y pasar un buen rato.

Y ya está, por el momento esas son las que he visto. Se aceptan sugerencias, dado que voy sacando de tres en tres de la biblioteca y ya cuando me voy me dicen: ¡hasta el próximo lunes!

^_^
Salu2!! y sed felices!! (con o sin perdices...)

Reseñas de películas: El Rey Arturo (la leyenda de Excalibur) y más.


¡Tengo varias películas para reseñar!

Empezamos por "El rey Arturo: la leyenda de Excalibur". Podría deciros que El Señor de los Anillos ha cambiado la forma de hacer cine de aventuras caballeresco. La película está muy bien, en la escala del entretenimiento de las películas palomiteras sin complicaciones, le doy un 7,5. Además, se aprovecha si se ve en el cine. Quitando algunas escenas de peleas que para mí fueron un poquito largas, lo demás fenomenal. Los personajes maravillosos y ese malo vestido de traje, jajajaja! Genial.
Mi favorita es la bruja.
Cuando la estaba viendo, me fijé en que decía "Director Guy Ritchie" y pensé: "uy, ya verás, esto no va a ser un Arturo normal y corriente..."  Nos reímos con algunos chistes y entonces le dije a mi amigo: "oye, ¿¿¿este no es el director de Snatch???"
"Pues...no estoy seguro" me contestó.
Lo es. ¡De verdad, echadle un ojo! Ya sé que diréis, ¿en qué puñetas te recuerda esa pelí a esta otra?, pero es que .. de verdad que sí... jajajaj!!!
Me encanta seguir el rastro a estas cosas. Es como cuando vi un gesto del Jocker de Heath Ledger (una de mis películas favoritas de todos los tiempos es El Caballero Oscuro), en el personaje de Brad Pitt de 12 monos. Más bien, al revés, el gesto de Brad lo hizo el otro actor. Me pareció tan curioso que investigué... resulta que los dos habían estudiado arte dramático en la misma escuela de Nueva York. Me parece fascinante cómo les enseñan. ¡Les enseñan los gestos!
Pues hay algo en el ritmo de El Rey Arturo que me llevó invariablemente a Snatch. Y yo no entiendo de directores, de hecho... pensaba, ¿quién puñetas es Guy Ritchie?

Brooklyn 




Esta la saqué de la biblioteca. No os voy a desvelar nada del argumento. A mí me ha gustado. La vi la semana pasada, es lenta, es posible que no os guste. Esta basada en una novela. El ritmo de las películas basadas en best sellers sobre la inmigración y/o vida social de EE.UU tiene un devenir considerablemente más lento. Y la verdad, durante tres cuartas partes del film quería zarandear al personaje. De hecho, pensaba: "Madre mía, ¿pero qué le pasa a esta chica?".
No desvelo nada pero sí os digo lo que me ha encantado del film. Es habitual en la novela poner a un personaje...donde estaba su benefactor al principio. Es un detalle, una mera escena anecdótica, pero a mí me ha encantado. Porque ves el círculo. Y entonces te das cuenta de que hay que tener un poquito más de paciencia. Y además puedes jugar porque lo alargas hasta el infinito. ¿Entendéis? Su final es el comienzo de la historia de otra persona. 
Repito: no desvelo nada del argumento, no os voy a decir de qué va. Pero fijaros en ese pequeño detalle. No es relevante para la historia.
En contra: bueno, veréis... ya sé que ser estadounidense es muy guay... pero... se han pasado un poco, ¿no? Es decir, ¿es que Nueva York tiene una moda tan estupenda comparada con Irlanda? ¡"Enga" ya! Que si eso viajo yo para allí, ¿eh? A ver si me vuelvo así de elegante...
Esta película enseña paciencia. Y comprensión.
Si bien yo sigo queriendo zarandear al personaje. 


Muy bien, y ahora las siguientes: he ido a la biblioteca y he encontrado ¡2 pelís! que tenía muchas ganas de ver. La primera "La leyenda del cazador", y después "La Dama danesa". Y como puedo sacar 3 elegí "Vete de mí" (esta es española, no sé de qué va pero me pareció interesante).

^_^  Les haré reseña en breve.

Las Perseidas

Todos los años la Tierra pasa por una zona con partículas en suspensión del cometa Swift-Tuttle. Ese cometa tiene una órbita de unos 133 años alrededor del sol. Mide 26 kilómetros de largo y por lo que he podido leer es uno de los objetos galácticos más peligrosos porque pasa cerca nuestro mundo. La Nasa calcula que el meteorito que acabó con los dinosaurios medía 10 kilómetros y este es de más del doble. 

wikimedia(fuente)


A fin de observar las Perseidas un grupo de amigos nos fuimos hasta la Hiruela, un pueblo de la sierra de Madrid. Dejamos los coches, bajamos cerca de un río, dejamos las cosas para cenar sobre una de las mesas de madera del merendero y esperamos.

Al cabo de un rato, mientras cenábamos, escuchamos el aullido de un lobo. Una de las integrantes del grupo y yo nos miramos sorprendidas. Había perros ladrando, sí... pero aquello no era un perro. No dijimos nada, hasta que el sonido se repitió.

- ¡Shhh! Callad un momento. Eso no era un perro...

- Yo también lo pienso. ¡Son lobos!

Y de nuevo... se repitió. ¡¡Hay lobos!! han soltado algunos ejemplares en la sierra de Madrid para repoblarla pero no sabéis el efecto que causa oír un aullido de lobo completamente a oscuras dentro de un bosque. Total, que sobreponiéndonos al temor, montamos los trípodes y comenzamos a sacar fotografías. 




Con el espectáculo que teníamos sobre nosotros pronto se nos olvidó el miedo. También vimos otros seres como un ratón que se escondió bajo unas rocas cerca del riachuelo y todo tipo de mosquitos. 

Pero lo más impresionante era ver las estrellas. Y no solo las fugaces. Esas estaban bien. Era la Vía Láctea lo que de verdad asombraba. Y la Osa Mayor... curiosamente, más que moverse a mí lo que me dio la impresión es de que la Osa se hacía más grande. 











Ver una zona del cielo más iluminada y pensar que no es luz artificial, sino miles de millones de estrellas, da que pensar. No tengo buen equipo para sacar fotos por la noche, ni objetivos adecuados y me prestaron el disparador a distancia para intentar reflejar como estaba el cielo,... es un espectáculo precioso. Y sucede todos los días.

A eso de la una de la madrugada, y a pesar de que nuestra intención era quedarnos hasta las cuatro, el frío nos obligó a retirarnos. Eso fue otra cosa curiosa: apenas a ciento treinta kilómetros estaba la ciudad con su luz, su contaminación, y su calor asfixiante por la noche. Y nosotros junto al río estábamos a 9 grados.

¿Cómo es posible?

En agosto... en Madrid. Me sorprende muchísimo como la posición geográfica puede cambiarlo todo. Es como "das un paso y te asfixias de calor" pero das otro "y tienes frío". Ya sé que me diréis "esto es lógico" pero me estoy refiriendo a otra cosa, me estoy refiriendo a cómo cambia una experiencia cuando estás en un sitio o en otro. A veces lo pienso cuando veo a la gente caminar por la calle. Mis zapatos, sus zapatos, y se cruzan. Pero son experiencias distintas. Qué cosas, ¿verdad? ¡jajaja!!

felices noches llenas de estrellas!!!!!

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises