Cambios.


Esta mañana abro los ojos y pienso: "he perdido dos días de un modo absurdo estando triste". Pero, ¿por qué al beber agua me sentí mejor? ("Necesitas agua" me dijo mi pensamiento. ¿Qué tiene el agua de especial?)

Me levanto y  busco en Google: "Agua y medicina"
Aparece una entrada sobre Feng Shui. Hum. No parece lo que estoy buscando. No quiero orientar una casa hacia el mar (por cierto, mejor hacia una laguna), lo que quiero es saber qué tiene que ver el agua con sentirte mejor. Será que alivia los mareos, supongo.

Vuelvo a buscar: Agua + medicina + agua como cura.

"Medicina tibetana". Doble clic.

Me leo un interesante artículo que dice que hay tres "humores" (que en otra página llama venenos) que componen, según los médicos tibetanos, nuestro cuerpo y se corresponden con tres elementos: agua (músculo, flema, fluidos), fuego (metabolismo, digestión, bilis) y aire (que une todo). Dice también que al morir eso se va hasta la siguiente vida. Vaya. Según esto, somos producto de las circunstancias. Y no seres eternos.

Me leo un artículo super interesante. Y bastante curioso. Un artículo que relaciona las emociones con las enfermedades. 

(https://tulkulobsang.org/es/conocimientos-tibetanos/tibetan-medicine)

Y relaciona el agua con engaños. Es que me preguntaba: ¿por qué agua? ¿por qué me sentí mejor al beber una botella de agua? 

Los tres humores también están conectados con los tres venenos mentales. Cuando la bilis se desequilibra produce enfado. Cuando el viento se desequilibra produce apego. Cuando la flema se desequilibra produce ignorancia, o engaños. Por este motivo, los desequilibrios de la mente y de las emociones producen directamente desequilibrios en los sistemas corporales. Las emociones negativas producen enfermedad.


La ciencia no sabe los porqués de algunas cosas. Precisamente, tras leerme varios artículos sobre el sistema simpático y parasimpático que pudiera explicar un bajón inexplicable, el propio científico que dirigió la investigación decía: "Pues mira, sabemos que esto pasa, y que te hundes pero sinceramente, no sabemos muy bien la causa real. Sólo sabemos que pasa. Ahora, ¿por qué pasa? Pues.... ni idea"

Lo que me gusta de la ciencia es que nunca pierden la capacidad de asombrarse. Lo cuestionan todo. Pero hay un montón de cosas por explicar todavía. Reflexionaba sobre ello mirando al techo y me dije a mi misma: "tómalo con cuidado, porque cuando estás malo estás malo, y hay una causa efecto que la medicina occidental tiene controlada y que no tiene que ver con si estás enojado o eres buena o mala persona". Esa creencia es peligrosa. Tú no puedes pensar que agarras una gripe por estar enfadado, pero sí es cierto que el estrés te provoca enfermedades. 

El caso es que me puse en marcha y acabé de corregir la novela y estuve pensando que, visto lo visto, una no podía... bueno, no sé. La verdad es que estuve pensando en muchas cosas. Pero algunas se me han olvidado. Muchas tenían que ver con la tolerancia.

Había quedado para desayunar. Así que me puse en marcha. Fuimos a una cafetería super-mona y a la hora de pedir me da por la opción vegetariana del menú. Y un zumo. Y agua. Mucha agua.

Mientras como mi empanadilla vegetal pienso: ¿por qué diantres he pedido yo esto? Pero esta rico...

A la hora de comer había quedado con otra persona. Un restaurante casero maravilloso. De esos que al entrar huelen fenomenal. Y piensas "aquí se debe de comer muy bien", y resulta que tenían un Buda en una estantería. "Anda, mira, un Buda. Me persiguen, jajajaj!!"

Nos sentamos a comer y fue una charla super animada. Cuando llega el camarero... voy y pido los dos platos vegetarianos.

- ¿Y para beber?

- Agua.

"No sé qué me pasa hoy que tengo la sensación de que necesito comer sano y verde"

Repaso con la mirada los estantes, los platos decorativos, las lámparas (me di dos veces en la cabeza con la bombilla jajajaj y me dio la risa) y mis ojos se quedaron fijos en un mural. Un mural gigante, de colores, con un Buda en el centro. ¿Dónde he visto yo ese mural? Ah, sí, en un Templo. ¿Qué hace aquí ese mural? El restaurante no era budista. Tenía carne, tenía de todo.

Mantengo con mi interlocutor una charla super animada y lo que iba a ser una comida de un par de horas, no sé cómo, nos metimos en el atardecer. ¿¿?? (¿Pero qué hora es? Ya ni sé qué hora es, ¿sigue siendo el mismo día?) Un día en tres, se podía llamar. 
Y me doy cuenta de varios errores, el primero sentirme culpable en ciertas cosas y el segundo, tratar de imitar a alguien que no soy yo. "¿Qué puñetas he estado haciendo?" me digo. Veo tantos errores, tantas tonterías. Nos reímos.

Suena el teléfono y es una amiga. 

"¿Te vienes a un sitio que quiero enseñarte donde se hace meditación?"

¿Todo en el mismo día? ¿Así sin... más?

- Vale.

Es como una especie de "día de la salud". 
Qué raro.


¿Y si es cierto que hay un montón de causas que no vemos y que tienen que ver con nuestros estados de ánimo? Me refiero a lo que comemos. 
Por supuesto, la ciencia es la ciencia. Pero y si hay algo más. ¿Y si resulta que ...? ¿y si resulta que la dieta influye en nuestro estado mental? ¿Creéis que esto es posible?

Salu2!!!!

Las crisis sin razón.


Esta entrada requiere valor y de hecho, lo más probable es que dentro de un par de días, la borre.

Hace dos días le quise contar un secreto al Muso (más bien, le hice una pregunta, previa pregunta interna y ... puede, quizá, que no hiciera caso a la respuesta=). Se acumulaban varios factores previos: un cambio de turno que me provocó una noche de apenas 4 horas de sueño, y otro factor más invisible que es químico. No sé si resulta relevante.

Tras plantear la pregunta surgió un imprevisto que me obligó a levantarme y a ir donde el Muso estaba físicamente. Y cuando le vi, (hablando y riendo) me sentí de lo más idiota. Entre el estrés que traía yo y esa estampa... vi a una persona (a otra persona) y me dije: ("¿pero qué has hecho, insensata?") Y volví a mi sitio y las cosas no mejoraron. Un poco más tarde alguien me dijo (de buena fé): "No puedes estar tan estresada" y me puse aún peor. 

A lo largo de la tarde las cosas no volvieron a la normalidad. A lo largo de la noche, tampoco.
Me devané los sesos intentando encontrar la causa. Le odiaba, pero no a él... todo estaba un poco revuelto. 
Decidí abandonar estudios, pensé "pasa un borrador y olvida todo el pasado". Cada vez estaba peor. "Ojalá no le hubiera conocido"

¿¿?? No sabéis lo mucho que lloro cuando lloro. 

Y entre todo este maremágnum metal tuve la suficiente capacidad de raciocinio para preguntarme: ¿qué lo ha causado?
Hace 48 horas todo era perfecto. ¿Qué he dicho? ¿Qué he visto? ¿Por qué me está pasando esto ahora? 
Arremetí contra él. Y vi una de las causas por las que estaba triste.
Lo cuál me hundió todavía más. 
"Elijo mal" dije "no tengo maestro, no puedo aprender y elijo siempre mal, ¿por qué elijo tan mal? ¿Cómo voy a fiarme de mi misma?"

Le odiaba a él, me odiaba a mí, lo odiaba todo.
Pero, ¿qué fue lo que pasó? ¿Cómo una conversación termina con semejante hundimiento? "No le hagas caso y ya está" me dije. "¿Por qué siempre das por verdadero lo que te cuenta? ¡a lo mejor miente, a lo mejor no te ve! ¿Tú de verdad piensas que a lo mejor tiene la menor idea de quién eres?"

Pero luego estaban esas pruebas raras. Esas cosas que hace. 

No pude quedar con amigos. No pude quedar con una vieja amiga de Barcelona. Justo cuando más hundida estaba me tapé con una manta y me dije: "no hay mundo. Nada existe". 

(seguro que mañana tras ver al doctor te sientes mejor)
(¿Y cómo sabes que es un doctor? le pregunté a mi pensamiento, ¿cómo sabes que no es chica?)
(es un doctor)

Un par de horas más tarde, pensé, "ya que estoy aquí tirada y el día está perdido, podía terminar de escuchar estas conferencias que tengo a medias". Puse las conferencias  y la voz de la persona que las da me calmó mucho. Tuve que reconocer, en medio de mi odio y tristeza, que a lo mejor era buena idea escucharlas. Algunas cosas me hicieron reír. Pero hubo una palabra que me dolió: "Tenemos que conectar", dijo.
Eso me dolió.
Me incorporé en la cama. "¿Conectar?" (vuelta al llanto) "¡yo no quiero conectar! ¡Odio conectar!" cambié de conferencia. Pero ya la había dicho, la palabra. Conectar. ¿Para qué suelta eso en mitad de una charla? ¿Acaso no ve que... que cuando conectas te acaban haciendo daño? El bajón adquiría tintes peligrosos.

La siguiente conferencia sí me gustó. Hablaba de los seres humanos, y de lo que es la confianza. Justo al acabar de escucharla me llegó un sms de una amiga. El sms decía: "Hoy me acordé de ti. Estábamos hablando de personas especiales".
Pensé: oh, sí, de lo más especial soy.
Y puso: "como adivinaste el nombre de mi madre sin conocerme de nada".

"Creo que tienes un don" me dijo.

Y yo en la cama, escondida bajo una manta y con unas ideas terribles.

Hay algo irónico y raro escondido tras las cosas. Estoy segura de que si no hubiera hecho cierta pregunta al Muso nada de esto habría pasado. Es como si... mi cerebro hubiera dicho: voy a dejarte ver que hablas con otra persona... hay cosas que no se cuentan.

Del mismo modo, yo estaba allí muy triste porque no elijo bien a las personas y no veo nada, y justo me escribe una amiga para recordarme que a veces, de un modo sorprendente, veo lo que está escondido. Y la lógica no lo puede explicar. Lo que me cabrea más.

Me fui a dormir muy temprano, pero antes puse una película llamada "Animal de compañía". Es terriblemente retorcida (una escritora de protagonista) pero de algún modo raro y sin sentido (jaulas, prisiones, crímenes) me vino bien verla.

Al día siguiente tuve que levantarme para ir al médico, un centro de la Seguridad Social que no está en mi barrio. Solo era una revisión. 
Al subir al metro empecé a sentirme peor.
Veía a la gente y era como si yo no formara parte de la escena.
"Esto no me gusta nada". Cada uno estaba allí, en sus cosas, pero... estaba tan triste. Tan triste, era tal la tristeza que sentía y pensaba "aunque estuviera donde están ellos, ¿de qué serviría?" 
Me tuve que sentar. Estaba mareada.
(Necesitas agua)
Y entonces decidí pedir ayuda a un par de amigos. Una chica, y un chico. Ambos han pasado por una cosa llamada "depresión". Seguro que podían indicarme si esto era normal. 
Uno de ellos me dijo: "¿quieres que vaya a verte?" Lo cuál me sorprendió. Ir a verme. 
"No, déjalo" contesté (No estoy en condiciones de que me vea nadie)
"Llama a alguien" me dijo "a quien sea, a quien te apetezca. Llama, no te cortes".
(conexión)
¿Cómo voy a llamar a alguien sino puedo ni respirar? pensé. ¿Te imaginas qué tipo de compañía iba a ser?

Salí del metro.
Todo igual. Parecía que la realidad iba por un lado y yo por otro. Todo era como... una pantomima, casi pensé que si alargaba el brazo y corría así la mano como tirando de una tela todo iba a desaparecer. "No me tiene sentido nada, estoy tan triste". 

Busqué agua. Entré en una tienda de inmigrantes indios. Gritaban y discutían. Pagué y me fui.
("Ni siquiera me han visto" pensé)
(es por tu energía)
(¿Ah, sí?) pensé (¿qué pasa que soy invisible o qué?)

Llegué al centro médico.
La chica tras el mostrador era amable. Pulsé un botón en la máquina y salió un código compuesto por números y letras.
Me perdí buscando el ascensor, pero perderse no era difícil. El lugar era sencillo, yo no estaba bien.
Miré mi teléfono. Estaba encendido, fijo, no me dejaba desbloquearlo, no me dejaba hacer nada. ¿¿¿Qué puñetas pasa??? Pasé el dedo una y otra vez con mi código por la pantalla. ¡¡¡Eh!!! me enfadé (mentalmente) ¿ahora se para el tiempo o qué? la pantalla iluminada, la hora fija, me dirigí a un ascensor. Odio los ascensores. "NO funciona" ponía. Me dirigí a otro. 

Salí en la planta tres. El tiempo seguía detenido en el minuto exacto en el que entré en el centro médico.

Husmeé la sala de espera, me daba igual si parecía ridícula. Comprendí que no veía bien los carteles y que era por nervios (otra vez). Así que pregunté. Pasaron dos cosas al preguntar, la primera es que el matrimonio al que me había dirigido me respondió con una sonrisa: "Estamos para la misma consulta que tú´" y la segunda es que mientras lo decían, ambos se movieron para que me sentara a su lado. Yo... miré hacia los bancos de atrás (solos, aislados ) y ya hacía el ademan de disculpa cuando mi cerebro, sin palabras, me soltó: (¿ vas a contrariar su amable gesto ? )

(...)

- Muchas gracias -dije, y me senté.

- Este código no tiene sentido -dije-, aquí pone 6 y en la pantalla 18, ¿ya ha pasado el 6?

- Puede que el especialista no haya llegado y esté ahí desde ayer.

(¿Por qué eran tan amables conmigo?)
Hace tiempo me di cuenta de la importancia que tiene ser amable con los extraños. Me refiero a, en la calle, en tu puesto de trabajo. Antes me machacaba mucho la idea de que si eres amable, te pisan. Desde hace un año (de nuevo, lo aprendí con el Muso) me di cuenta del valor que tiene ser amable. Tu amabilidad le puede salvar el día al otro. No es poca cosa, en serio.

Mi número tocó antes que el suyo. De nuevo me perdí y por fin apoyé la mano en el pomo de la puerta y la abrí tras llamar.

Era un doctor.

("Te odio" le dije a mi pensamiento). 

Era un chico. Había acertado.

Si los de la antesala eran amables, este ya ni os cuento. Me trató con todo el cariño del mundo mientras yo le explicaba mis defectos, mi piel pálida, mi no se qué, él me dijo que estaba bien y que "no era una chica especialmente lunarosa". Me hizo gracia, usó el mismo término que yo. "Lunarosa". No, no lo eres, me dijo. Solo eres más propensa a que te salga algún lunar o peca por la zona del pecho. "No bebes, no fumas, haces deporte" dijo, "eres una chica bastante sana".

¡¡Qué bien!!

Salí del centro médico. Lucía el sol. Antes de salir el ascensor subió y bajo por todas las plantas. 
Y decidí llamar por teléfono. Volvía a funcionar. 

"¿Que tienes baja la autoestima?" me preguntó mi interlocutor "¿Me puedes explicar por qué una chica como tú tiene baja la autoestima?". Fue su voz lo que me hizo reír. Veréis, todo era negro, y esta persona hablaba como si viviera en un mundo completamente distinto. Y viera otra cosa. 
Le conté lo que me había pasado y me dijo: "El amor es complicado, Nelly".
Yo argumenté y contra argumenté y me dijo: "No puedes cambiar el pasado. Estás enfadada por el pasado y el pasado no va a cambiar. Te enamoraste del Viajero porque el viajero te removió el estómago..."

(¡jajajaja! estómago jajaja)

Ese es mi pensamiento. A veces no habla pero salta dentro. En realidad debe de ser mi sistema límbico o algo así. La palabra "estómago" le hizo mucha gracia. Con la palabra remover estaba muy de acuerdo.

Entonces recordé las cualidades del Viajero y dejé de sentirme mal conmigo misma.
Pero, ¿qué pasa con el Muso?

"No puedes cambiar las cosas que sientes, Nelly" dijo mi amigo "por eso el amor es tan jodido. Puedes ocultarlas, puedes vivir encima de ellas, pero siempre van a estar ahí".

Ya.
Pues no es justo.
Hablamos de música, hablamos de viajes, hablamos de cafeterías.

conexión.

Al llegar a casa, todo era distinto. Hablé con una amiga. Me dijo: debes identificar los hábitos mentales que te están haciendo daño, y cambiarlos. Como soy muy terca le dije que me apañaría a cambiarlos yo sola. Y luego pensé algo que he pensado muchas veces. Hay, al menos, un hábito que yo sé que puedo romper y suelo romper cuando llego a un punto en el que me cabreo tanto que digo: nunca más. Así que le dije a esa parte sin palabras de mi cerebro: "te vas a enterar, pienso romper normas durante los próximos 21 días".

Luego me puse a corregir la novela y con los libros y la lectura pasa lo de siempre: yo de pequeña era muy nerviosa menos cuando me daban un libro. Entonces se forma el silencio mental. Entonces todo está en calma.

La conclusión de todo esto es: si la química del cerebro puede hacerte ver la realidad tan negra, es capaz de cualquier cosa. Y no hay que tomársela a broma. A lo mejor la gente no tiene tanta libertad para hacer lo que quiere, a lo mejor son muchos los factores que influyen en nuestra vida.

Y digo yo, ¿por qué no somos todos felices y por qué no vivimos en un mundo perfecto?

¿Llegará ese día?

Saludos!!!!

El proyecto editorial.


Muchos autores se pregunta qué hacer cuando terminan sus manuscritos.

El camino del escritorio a la tienda pasa (generalmente) por una editorial. Aunque, hoy en día hay otras vías.

La búsqueda de un Editor es parecida a la búsqueda de empleo. Sólo que no se manda un CV sino una obra. Antiguamente, cuando las editoriales recibían pocos manuscritos, muchas veces se mandaba el libro completo. Pero hace ya algunos años que eso ha cambiado. 

Buscar editor pasa por preparar un proyecto editorial.



¿Qué es un proyecto editorial?

El proyecto editorial se compone, normalmente, de tres cosas. Una carta de presentación del autor (con bibliografía, si tiene), una sinopsis de la obra y los tres primeros capítulos.

No se manda el manuscrito completo. La editorial te lo tiene que pedir, si está interesada en él. Vamos a ver los elementos que componen el proyecto de uno en uno:

La Carta de presentación.

Es parecida a la que puedes enviar cuando optas a un puesto de trabajo, sólo que está enfocada en ¿quién eres? y ¿qué has escrito? Aquí hay que tener cuidado.
Ponte en el lugar del que la va a recibir. Y sé honesto. "He escrito esto, esto y esto otro" o "No he escrito nada pero tengo muchas ganas de firmar con una editorial como la suya". Sin más. Sabéis que conozco a autores (y a veces me quejo) que escribirían doce renglones de "supuestas obras geniales" y cuando te acercas y ves que son cuentos autopublicados en páginas webs diseñadas por ellos mismos... en fin. 

La sinopsis

Cuenta el libro en una página. Entero. No se trata de "te voy a sugerir..." en plan campaña teaser. Se trata de que lo cuentes, de que lo resumas. Y si el soporte que utilizas es original (por ejemplo, yo mandé el dibujo de un mago en la sinopsis) mejor que mejor. Hay quien ha mandado una sinopsis en pergamino, o como si fuera un periódico viejo.
 Dime por qué el libro va funcionar. Es otra de las cosas que tienes que incluir. 


Los capítulos.

Hay quien manda uno, hay quién manda el inicial y el final. Hay quien manda tres. Yo mando tres. Considero que en tres capítulos ya sabes dos cosas: cómo soy, cómo escribo, y de qué va la obra. Si el departamento lector lo juzga oportuno, te pedirá más.


¿Qué ocurre después?

Bien, ya tenemos el proyecto editorial, ahora hay que mandarlo. Es interesante que registres la obra en la propiedad intelectual antes de hacerlo (si vives en Madrid, el registro está cerca de Las Cortes, y sus tasas son unos doce o trece euros).

Para mandar el proyecto necesitas una lista de editoriales (www.escritores.org), pero no te líes, ve a la biblioteca o a la tienda más cercana, rodéate de libros y pregúntate, ¿con quién quieres estar? Lleva lápiz y papel.  

Aquí viene un fallo muy gordo de mucha gente que quiere publicar y no lo logra: mandan el proyecto indiscriminadamente.

Imaginaos que yo soy de Siruela. Recibo una carta y al abrirla pone: "Este libro de cocina le va a encantar..." ¿¿?? Imagináos que soy de SM Juvenil. Y alguien me envía el thriller sangriento más trepidante de la literatura moderna.

Veis por donde voy, ¿verdad?

Investiga un poco. Mira a ver quién es quién. Qué sellos tiene la Random House en literatura juvenil, a quién le puede interesar un manual práctico (Urano) y a quién no. No mandes un Ensayo sobre los Tornillos a la editorial Maeva. Lo más probable es que no alcances el éxito.

Supongamos que ya tienes la lista y ya tienes el proyecto editorial, el siguiente paso es :"mándalo".
Envía tu proyecto editorial con cartas personalizadas y luego espera.

Yo tengo amigos que hace años tuvieron contestación de la primera editorial a la que enviaron. Y la respuesta fue: "sí, nos interesa".

Sin más.

Yo mandé La Casa Mágica a muchas editoriales durante 6 meses y cuando estaba a punto de firmar con una pequeña de trato muy amable (Bohodón), escribí a Espasa para decirles: "oye, olvidad lo de la obra, voy a firmar con otra". Y entonces Espasa me contestó: "¡No! Estamos en una segunda lectura. Tu proyecto nos interesa"

Hablé de nuevo con Bohodón y la editora me dijo que si Espasa lo sacaba, ni lo dudara. Siempre me he encontrado buena gente en el camino.

Pero lo normal es que te contesten que no. Incluso a esos escritores que les publicaron a la primera, luego pasaron años de dificultades. El mundo editorial es así. Puedes dar un pelotazo, puedes ser un autor humilde que compagina esto con otras cosas (yo me siento más en esta clasificación), o puedes sacar un libro, que todo sea maravilloso y que te terminen haciendo una serie en la tele.

Lo bueno es que escribir es gratis y nunca paras de aprender... Además, es una actividad que no requiere nada. Con materia prima infinita.


Consejos de lo que no hacer. 

Hay algunas cosas que conviene evitar y la primera de ellas (casi la más importante) se llama: coedición.
No coedites.
No lo hagas.
Te voy a explicar el porqué y este, que quede claro, es mi personal punto de vista, que igual te puede ser útil, igual no; basado en mi experiencia. Otras personas pueden tener una experiencia diferente, así que tomad esto como lo que es: una opinión.

Algunas personas de escrúpulos dudosos te pueden mandar una oferta que diga: ¡claro, te publico! Pero tú tienes que correr con 600, 1000, 3000 euros de gastos de la tirada. Además, estás obligado a vender un determinado número de ejemplares.

Bien, os cuento: si tu vas a una imprenta (y yo tengo amigos con contactos en imprentas que me han contado esto) puedes, quizá, conseguir una tirada de 500 ejemplares por 400 euros. Por ejemplo. ¿Veis por dónde voy? No te puede pedir dinero para publicarte. Para eso, publícate tú mismo. Olvida lo del ISBN, sí, es muy bonito, pero no para que pagues 3000 euros por ello. ¿Cuál es el objetivo que tienes?  ¿Es que te lean o es decir que te han publicado? Puedes publicar gratis en muchas aplicaciones de internet. Y de hecho, a veces será la editorial la que vaya ahí a buscarte y te proponga un trato para distribuirte en soporte físico.

El canal (distribuidor) es la clave. 

Hay una cosa muy importante llamada "Distribuidores" que yo desconocía y que me enteré con Espasa. Un libro requiere 4 pagos. Por un lado cobra el autor (7 a 10% precio de venta al público sin iva = 1 euro por ejemplar), por otro, cobra el editor (lo siento, no recuerdo el porcentaje), por otro lado cobra la tienda. Por otro: el distribuidor.

¿Qué es un distribuidor? El distribuidor lleva tu libro del editor a la tienda, y aquí viene lo más importante: de nada sirve que te quieran comprar muchos lectores sino estás allí. Mis conocidos no entienden que yo sea tan fan de las editoriales grandes. Pero pasar frente a un escaparate, ver un bosque de libros y estar ahí....es difícil de describir. ^_^ Yo he estado en Novedades y todo je je je.

Tampoco es algo tan raro, los libros forman parte del paisaje cotidiano que tenemos. Al final, son productos. Pero son productos especiales, de mente a mente, así que me gusta estar con un editor que me respalde y que tenga presencia. 

Creo que esto es todo lo que os puedo contar.
Hay que tener una creencia, y es que si tu historia es buena, tarde o temprano, sale publicada.
Estoy acabando de corregir una novela infantil pero creo que voy a escribir otra de personajes más adultos porque al final ya sé que aprendí de esa película que reseñé hace poco y no me gustó. Sí que puede ser útil volcar todo lo que no te gusta en un personaje. Y ponerle a rodar en situaciones conflictivas.
A ver qué pasa.
Con el estado de ánimo que tengo ahora, va a quedar algo muy underground.


El rincón cinéfilo: reseñas de películas.


Desde que han ampliado a 6 el número de Dvds que se pueden sacar de la biblioteca, he visto muchas películas. Pero no todas me han gustado. Las que no me gustan, normalmente no las reseño, sin embargo, he pensado que podía hacerles una mención, una crítica más breve:

La autopsia de Jane Doe - Terror. (clic a Filmaffinity) Es una película extraña, de aire independiente y no es mala, al revés, es muy buena. Pero el que quiera verla tiene que tener en cuenta que es una autopsia. Si eres de los que se ponen enfermos solo con ver un capítulo de House (no es mi caso) esta no la veas. Yo es que cierro los ojos cada dos por tres así que lo más heavy me lo pierdo. La pelí está bien porque tiene una buena historia: un enigma, un acertijo, pistas, terror psicológico... y una posible explicación lógica al final. Pero es terror. Arranca con una muchacha muerta y una morgue. 

Animales Nocturnos - Tom Ford. No debería haber comprado esta película. No sé qué deciros de ella, trata de una mujer de vida deprimente que recibe el manuscrito de su primer marido, quién le pide que lo lea. Y la historia en sí es como una especie de venganza retorcida hacia ella, a la par que el desahogo de un escritor que vuelca lo que siente en la trama más ... horrible, que podáis imaginar. Altamente olvidable. Salvo por algunas cosas sobre cómo construir personajes que no sé explicaros con palabras. Hay algunos detalles del principio (de la madre, de ella) que me pueden servir.

El hombre perfecto - Yann Gozlan. Qué casualidad, otra de escritores. En esta sí me voy a explayar un poco más. Comienza con un autor novel que manda su libro a las editoriales y las editoriales le contestan: gracias, pero no. Y el autor llama a una editorial. En este punto, yo pensé:

"Eso no se hace"

(¿Por qué?) me interrogó mi pensamiento, sin palabras, casi una sensación. 

Entre que yo intento explicarle a mi pensamiento las causas y razones, el autor consigue ponerse al habla con el director (directora en este caso) del departamento de lectura de la editorial. Primero le pide explicaciones, y luego se pone borde.

"Por eso" (contesto a mi mente) "Es más, ¿te parece normal? Yo te pido algo (autor a editor) pero si me rechazas, ¡me pongo como un energúmeno! ¡Sabes lo que opino de la gente así!"

(¿Por qué?)

"Pues porque no se puede hacer eso. Estas pidiendo algo... le estas pidiendo a un empresario que te patrocine, ¡estas vendiendo tu arte! ¿Cómo vas a vender algo y si no te lo compran ponerte agresivo?"

Justo en ese instante, el escritor novel da un golpe a una ventana y la rompe.

"Ahí lo tienes" le digo a mi mente "Es peor para él".

(¡ah!)

Me desenfado al darme cuenta de que este autor es idiota. ¡Ja ja ja! 

"Este va a robar un manuscrito" le digo a mi pensamiento.

Y efectivamente. Lo roba. Me salto la parte de "y le llegó la fama" con avance rápido. 

"Y, lógicamente, aparecerá el dueño original"

Como veis la película no tiene mucho de novedoso. Cuando llevo un buen rato de avance rápido, freno. Son demasiadas escenas de casas caras, coches de lujo... ¿dónde está el que le descubre? Justo vuelvo a la acción a velocidad normal cuando su editor le está llamando para tener algo del segundo manuscrito. Y el prota lo pasa fatal.

"¡Ah, jajajaj!" -pienso mentalmente-. "Ay pobre. Que no tenemos talento y el mismo se va a hundir. ¡Ay, qué pena me da! Eso por robar ideas, so-imbécil".

Como veis, aunque la película "no me ha gustado", ha tenido partes que han captado mi atención. 

Un personaje le dice al autor: "la segunda novela es la más difícil". Eso lo he oído yo también. Mientras pienso cuál fue mi segunda novela y cómo fue surgiendo todo de un modo... no sé, fluido, no dejo de observar al autor que lo está pasando verdaderamente mal.

Esta película es una mezcla entre El ladrón de palabras y el talento de Mr. Ripley. Sólo que... con un personaje principal que luce menos (no porque el actor no lo haga bien, sino debido a lo mal que le sale todo).

El final es curioso. Logra publicar. Un libro suyo, además.
Pero lo pierde todo.

Y todo, por no obrar con ética. Al final... te das cuenta de que el cómo logres las cosas es casi tan importante como lograrlas, porque la verdad, no merecía la pena. Pierde todo. 

Por otro lado, breve reflexión: no comprendo como la gente que quiere escribir y le dicen que no, se enfada. No lo entiendo. Para empezar, lo normal es que te digan que no, y en segundo lugar: si te dicen que no, empiezas otra obra. ¡Será por material! 
Es que, de verdad, en Animales Nocturnos pasa igual: "que si yo me expongo, que si no se qué..." Todos los autores/artistas se exponen. Y no por eso vamos montando dramas.
Otra cosa es que dudes de la intencionalidad del que te hace una crítica (de correctores y lectores cero hablamos en otro momento).

^_^ Podía escribir una entrada que fuera "Ya tengo mi manuscrito, ¿qué hago ahora?" con los pasos para publicar y las situaciones previsibles que van a darse.

Saludos!!!!!

Música y Musos

Ayer estuve con mi amiga parisina en un centro comercial famoso por tener muchos libros y música. En verdad, ella no es parisina, pero París me la roba siempre. Otro de los motivos por los que no me gusta esa ciudad donde las distancias son casi inabarcables y la gente va muy deprisa a todos lados.

En la sección de música había ofertas. Estuve a punto de regalarle a mi muso un CD que se llamaba "un café en París", con una portada de colores muy chillones. Sí, pensé mirándola, yo tampoco lo entiendo: no me gusta París pero allí estábamos, riéndonos frente a la música de París y eligiendo Cds como si fueran tesoros. Yo le preguntaba a ella: "¿cuál es más parisino?" Y ella me aconsejaba. Al final no me atreví a regalarle nada. Pero tenía el corazón como dando saltos de alegría y sin saber muy  bien el porqué.

 Luego pasamos a los recopilatorios: los 60, los 70...

- ¿Tú te das cuenta de la música que nos tocó a nosotras? -pregunté a mi amiga.

("Grandes éxitos de los 90"), nos paramos frente al lineal y riendo las dos, dijimos: 

- Paco Pill y Jhonny tecknoska.

(¡JAJAJAJA!)

Qué época, señoras y señores, mientras otros tenían a Simón & Gardfunkel, Cecilia, Dama Dama, Mecano, mi amiga y yo teníamos a Jhonny Tecknoska  y movíamos las caderas al son del bailecito tras asegurarle al portero de la discoteca que éramos mayores de quince años. Y teníamos trece.

Así que ahora, te paras en el stad de recopilatorios musicales y no te queda otra que saltarte tú década. Avergonzada de aquellas cintas con varios éxitos que comprabas en la gasolinera y a las que le dabas vueltas con un bolígrafo, para rebobinar.

- Bueno... Gala no estaba tan mal, ¿te acuerdas? (My love is got no money...)

Me quedé un segundo pensando ¿qué cantaba esa mujer? Algo de que su amor no tenía dinero, que quería ser libre.... nunca me quedó claro. Nunca me fijé en la letra porque de niña el inglés no me interesaba. El inglés no me empezó a interesar hasta el curso de la Universidad en el que, precisamente, conocí a mi amiga parisina. Allí fue donde por primera vez entendí la lógica del lenguaje y, por algún motivo incomprensible, me entró un ataque de pánico al darme cuenta de que todos los seres humanos... moríamos. No sé porqué... entender el inglés me provocó semejante reacción pero desde entonces... hasta sueño en inglés. Cosas raras del cerebro.  

¿Por qué los 90 tuvo una música tan extraña?

A mi amiga siempre le ha gustado la música electrónica y a mí las canciones que me cuentan una historia. No tenemos el mismo gusto, pero la variedad es divertida. Y esta mañana, desempolvé el estuche de CDs antiguos y descubrí uno de Mecano. Ya sé que es una tontería y que tengo un gusto muy raro, pero a mí me gusta que las canciones me cuenten cosas. Lo que sea. Una historia. 

Ejemplo: 



Y esta es otra de mis favoritas: solo soy un muchacho pobre cuya historia rara vez cuenta,.... no era más que un niño cuando me fui de casa... buscando los lugares que solo la gente pobre buscaba... Debo reconocer que estuve bastante solo pero me sentía bien. Y ahora estoy aquí tirado en mi ropa de invierno, deseando volver a casa, donde el frío de Nueva York no me hiere... 





Me gusta Sia, me gustaba mucho una de Black Eye Peas que decía "meet me half way" (reúnete conmigo en la mitad del camino) porque ella no podía ir más allá y él esta deseando encontrarla. Ésa era bonita. También Where is the love. Hay infinidad de canciones, y luego el Muso me descubrió esto:



Qué belleza.
También cuenta algo solo que... en otro lenguaje.

En fin.
Un familiar cercano, me descubrió esto:



Pasé semanas intentando entender esta canción y no se puede. Es un colegio, un chico tuvo un accidente, volvió, y su pelo era blanco. Y él dijo: "es por el accidente" y tararea. Luego había una chica que no quería cambiarse en el gimnasio, al final lo hace, tiene el cuerpo cubierto de manchas de nacimiento. Ella dice: "siempre han estado ahí" y tararea. Pero ambos estaban felices porque había un chico que lo tenía mucho peor (y aquí me pierdo)... dice algo de que sus padres le obligaban a volver a casa directo del colegio. Y me pierdo. ¿?

Y también esta otra:



jajaja!


Hay cantidad de canciones buenísimas, lo difícil es conocerlas.
Me gusta mucho el pop, creo. Lo comercial. Me encantaba Roxette, me gustan mucho algunas canciones de Maddona (otras no). Versiones de música más antigua, Kate Perry tenía algunas que me encantaban.
La única música que no me gusta es el flamenco. Y la electrónica tipo hard core, house y todo eso.

Luego están esas canciones extrañas como el opening de Lain, que da algo de miedo, o Its gonna rain que es japonesa pero es preciosa. (Aunque no entiendas nada) y las que a veces ponen en el gimnasio tampoco están mal.

¿Me recomendáis música?
^_^

Experimenter




Historia a medio camino entre la película y el documental, que narra la vida y experimentos de Stanley Milgram. Personaje basado en el científico de mismo nombre, interesado en comprender la obediencia a las órdenes que implicaban matar a personas durante la II Guerra Mundial. 

El comienzo de la película/documental resulta un poco descorazonador. Algunos experimentos los conoceréis (mis amigos y yo, de pequeños, jugábamos a lo de "mira a la azotea y ya verás que todo el mundo se queda mirando". Tiene gracia, pensé que era un juego de niños ja ja ja ja!) Resulta que veinte años antes, alguien lo investigó de verdad. También sale ... algo parecido al famoso número Bacon. Su base. Esto tiene gracia también, pero porque hace ocho días no podía dormir y me quedé dormida pensando: "¿Sabías que todas las personas de la Tierra están unidas por 6 grados?" Y mi pensamiento contestó: Demuéstralo.
Y yo me dije mentalmente: "Conozco a XX que conoce a XXX, que conoce al actor que da voz: Morgan Freeman... lo que te une solo con 4 grados a todos los actores de Hollywood" (jajaja!) y como no podía dormir, le dije mentalmente a mi pensamiento: "elige a alguien" y mi pensamiento contestó: el Dalai Lama.
"Fácil. Conoces a XX, que conoce seguro al Dalai Lama"
(eso es como decir que el párroco de tu parroquia conoce al Papá. No es correcto)
"Está bien. Conoces a XX, cuyo maestro es XX, quién seguro conoce al Dalai Lama. ¿Es correcto?"
Sí.
"Y el Dalai Lama conoce al Papa por lo que...."
Y me dormí.
¡jajaja!
La cura contra el insomnio es el Número Bacon.
¡jajaj!

Locuras aparte. La película es más la vida del psicólogo social y realmente sólo me he reconciliado con ella cuando dan el resultado real del experimento: un 65% de la gente torturaba a los demás si la autoridad lo pedía. Un 65%. No un 100%.

Un 35% de las personas que participaron, se negaron. 

En cuanto a otros experimentos famosos, en los que habla del peso del grupo, se olvida de señalar que la otra cara de esa "falta de individualidad" es la adaptación al medio. Y ahí sí me habría gustado decírselo en persona (ya que levantó tanta polémica): claro que si todos corren, en masa, tú vas a correr. Pero es que eso igual te salva de un incendio. Se olvida de esa parte. También te puede ocurrir que no actúes como el grupo por mero despiste (esto me pasó en el metro hace unos días) y amablemente, una señora me dijo: "Tienes que darte la vuelta, se sale por el otro lado". A lo que yo le respondí: "Felices Fiestas" y ella contestó: "Te deseo que todo te vaya fenomenal" y ya todo eran sonrisas y alegría. Respecto al peso del grupo en el individuo, donde fueres haz lo que vieres, dice el refrán, y él se olvida de eso. Su experimento está sesgado, pretende ridiculizar. Y se olvida de que hay algo neutro detrás que en unas circunstancias puede dar lugar a algo positivo (ej: los coches frenan, yo freno, y descubro un obstáculo en la carretera que no había visto), o  algo negativo (todos corren, yo corro, se produce una avalancha de personas sin motivo y hay heridos). El mecanismo es el mismo. Y él parece que se olvida de eso. No es bueno, ni malo, es neutro. 

En cuanto al tema de la obediencia, la clave está en los valores.
Son muchas las cosas que pueden influir en el experimento (cómo interprete el maestro que está castigando de verdad al aprendiz, cómo le pida el investigador que siga, cómo analice el maestro la situación) Sin embargo, habrá un número de personas que entiendan de verdad que su acto está causando sufrimiento en el otro y esas personas se negarán a continuar. Lo que las pone en conflicto con el experimentador, lo que hace que este experimento -verdaderamente-esté en el límite de la ética. 

Y hubo un 35% que no siguió adelante.




Doctor Strange (Película)


He decidido cambiar la entrada anterior a "borrador" porque no aporta nada. ;P

En su lugar, voy a recomendar esta película: Doctor Strange. (Sí, lo sé, ya está reseñada el día que la vi en el cine, pero me apetecía verla de nuevo)

Tengo dos películas de super héroes favoritas (las de super-héroes no me suelen gustar, salvo la primera y la tercera de XMen). Alguien me dijo que los héroes de DC son superpoderosos y felices con sus poderes y los héroes de Marvel son como "personas raras que no encajan y que los tienen en contra de su voluntad". No sé si se cumple siempre.

El caballero oscuro me gusta muchísimo pero porque no me parece un pelí de super-héroes. Parece un thriller. Está genial. Y esta del Doctor Strange... es que me río mucho con ella.

La parte del santuario de Nueva York (y la capa) me hace reír un montón. Me río con la capa, me río con lo de ¿Señor Doctor?, con lo de "No sabe cómo se usa eso, ¿verdad?" y sobre todo con la capa. La capa es que me encanta. Y luego ...el discurso del malo me hace dudar. Me parece un discurso de malo verdaderamente... extraño. No me gusta el exceso de baile visual con la dimensión espejo pero sí como aparece la maestra para darles un lugar en el que apoyarse cuando están ahí. Me gusta como ella construye ese espacio. Y luego están muy bien algunas frases. Me encanta cuando se conocen y le enseña los "chakras" y al médico le da la risa y se enfada. Lo del miedo al fracaso y la grandeza no lo entiendo. ""Sí, has tenido éxito en todo pero ese miedo al fracaso te ha impedido alcanzar la grandeza". ¿¿??

La parte de Hong Kong no me gusta nada. Y sobre todo, pienso: ¿por qué no usaste lo de retroceder en el tiempo para salvar a...? ¿¿?? Fallo argumental grande. Pero grande.

Sin embargo, sí me gusta (mucho) la idea para la resolución de la trama.
El malo: No puedes... tal. Y el otro contesta: No, pero puedo....
jajajajaj!!!
¡¡Menudo idiota!! Muy creativo, sí señor.

De todos modos, fijaros en una cosa de este malo: cuando dice aquello de "todos acudimos a ella rotos buscando ayuda.... y acabamos..." Tiene razón. Y es que la maestra.... es un pelín manipuladora, ¿no? Claro que tiene que ser así pero... no da nada gratis.

Cuando estaba viendo la escena (y esto me pasó en el cine también) del santuario de Nueva York, me dije a mi misma ("Algo pasa, nada de lo que el malo dice me parece incorrecto") y mi pensamiento me vino a contestar: ¿No? ¿No es malo entonces?  y yo me contesté: "Hombre, sí, mírale la cara!!" y el doctor Strange dijo a continuación: "pero mírese la cara, hombre..." Y me hizo reír. De todos modos, son los actos claro, pero que el detalle de soy "malo" porque "voy vestido de malo", no es un argumento válido para dotar de maldad a un personaje. Más que malo... es un hombre muy confundido.
Con la parte de Nueva York me río mucho.

^_^
¡Muy divertida!


 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises