Cosas hermosas.



 "La manera de relacionarte correctamente y de un modo sano con todo lo que te rodea es a través de la meditación".

He oído frases curiosas en mi vida. Pero ... esta es quizá de las más hermosas.

Me encantó.

No sólo me encantó, sino que siento que esa frase es para mí. A veces oyes cosas, durante todo el día, y como que están ahí en una especie de "librería flotante" del pensamiento. Están a nuestro alcance pero no les hacemos caso. Son "opiniones" de los demás. Supuestos, hechos, trocitos de información. "Tengo sueño", "estoy cansado", "esto es rojo", "aquello es verde", "mira esto", "mira lo otro"... Rara vez nos dicen algo directamente a nosotros.  Y aunque lo hagan... bueno, no se escucha. No sé expresarlo de otra manera.

El arte dice cosas sin decirlas directamente. Es genial. La música, una canción.

Otras veces la conversación con una persona puede ser fluida. Y se intercambian puntos de vista con cierto nivel de comprensión más que satisfactorio. Esto pasa o bien con los amigos o bien con los seres cercanos, cuando te entienden.

Y, sin embargo, no está el mismo plano que esa otra frase. ¿Por qué? No lo sé... debe ser el mismo misterio que jajajaja!!! ... utilizó Eugenides en ese dichoso párrafo del conductor que sale volando con su coche. Esos tres segundos de estupor en los que el lector se ve arrastrado a esa idea absurda e imposible. Menudo desconcierto... no, en serio, qué genialidades.

Desdibujar la línea entre el posicionamiento y la experiencia. Eso es lo que hace el autor en esa escena. No es nada justo. En serio, semejante maestría.

Así que vuelvo a estar rodeada de cosas que inspiran. 

Además del misterio-misterioso de la biblioteca. Si tuviera un medidor científico para entender como puedo elegir cajas cerradas con la respuesta adecuada... 

.... dos mil películas en la biblioteca..... y aunque la lógica me dice una cosa, si sigo al corazón... me encuentro con cosas... que no eran lo que la lógica señalaba. Y sí, se puede decir: "casualidad". Pero... es que no lo es. No puedo preguntarme qué fue de un actor y ... a los pocos días elegir la película en el que casualmente le veo 22 años después. 

Y no la iba a elegir. No la iba a elegir porque la carátula no me llamaba nada... pero... tras dar mil vueltas por la biblioteca, me dije: "bueno vale, bien, ¿¿se puede saber cuál es la película adecuada??" y de las dos mil cajas sentí que la que había descartado por su caratula. Esa. "¿Cuál? ¿la horrible??? Bueno, vale, vamos a darle una oportunidad".

Y cuando la pongo en casa no doy crédito. Allí esta. El actor. 22 años después. Desmejorado. Y yo: "ah. Vaya" jajajajaj!!! jajajajaj!!!
y yo pensando que esa película era romántica y son dos thriller que no veas que susto. Y es que la segunda película es una lección magistral sobre personajes imperfectos.

 Siguiendo con poderes "de la bruja Lola" (¡jajajaj!)  Ayer estaba en el cine y le digo a mis amigos:

- ESE ES EL MALO.

Y zas! 
jajajaja!!! JAJAJAJA!!! Por favor, ¡¡¡primera aparición del personaje!!! ¡¡¡Esto está llegando ya a unos niveles MUY RAROS!!!!





Entre pinceles y pinturas...

¡Resulta que sí que sé pintar con acuarela!


Así que... ya tengo siguiente paso... ilustrar. Y es verdad que no necesito nada, más que una hoja de papel. Es como escribir, es infinito. Me encantan esas ocupaciones que son infinitas y que no necesitan nada más que mirar.  Como hacer fotos. No necesitas nada, más que salir y mirar

Y hablando de salir, ayer visitamos el museo Sorolla. Que resulta ser la casa donde vivió el pintor valenciano. Está en el Paseo General Martinez Campos, 32. Y los sábados, ¡¡a partir de las 14:00 horas es gratis!!



Yo tenía muchas ganas de ir porque sabía que el patio era algo parecido a la cafetería del Museo del Romanticismo. Pero es que es aún más bonito. Tiene un suelo de baldosas y azulejos, fuentes pequeñas por todas partes, ¡naranjos! que sabéis que huelen muy bien y además es un rincón sombreado que da una tregua en Madrid; a estas alturas del año hace tanto calor... 
Algunas estatuas sin cabeza adornan las esquinas y los bancos. La única pena es que el agua no esté más limpia.

La casa tiene una cristalera que mira a este mismo jardín. Y es preciosa. Justo delante de las ventanas hay una Virgen medieval que da un poco de miedo. Aunque el tacto de la madera es curioso porque está como cuarteada... da la sensación de que ha vivido mucho ese objeto y aunque puede resultar un poco...áspero al tacto, es interesante.



Se pueden visitar las cuatro naves que eran el estudio del pintor (donde trabajaba) e inmediatamente después su casa de dos plantas, con unos salones y unos muebles y una decoración muy auténtica y bien conservada. 

En la planta de arriba hay fotos del pintor. Algunos posados muy divertidos. Y autorretratos. Si os fijáis en los autorretratos (por favor, fijaros en ellos), tenía una postura favorita. Una mirada favorita. Es curioso. 
Siempre he dicho que se ve mucho del autor de una obra en lo que hace. Se ve muchísimo. 

Lo que más me ha gustado son los colores de las habitaciones. Y los cuadros. Eso de tener cuadros hasta el techo, con esos contrastes y esas luces... hay cuadros muy famosos pintados en esa pared. Al acercarme a uno de los lienzos me di cuenta de que el lenguaje es diferente cuando pintas sobre algo tan grande.

Todo en el fondo son lenguajes, ¿os lo había dicho? Las matemáticas son un lenguaje, el dibujo lo mismo... escribir es un lenguaje. Hay lenguajes que nos son, por algún motivo, cercanos desde el nacimiento y otros que no. Por ejemplo: no entiendo las matemáticas. Nunca me han gustado... sin embargo sí entiendo la pintura. De niña pintaba muchísimo: caballos, granjas, un águila sobre una cascada, paisajes... pero me ponías fórmulas matemáticas y lloraba. 

A lo mejor es que a mi mente no le gustaba lo cuadrículado JAJAJAJAJ!!!
JAJAJAJAJ!!!
ains, estoy fatal. Visitad el museo, en serio, merece la pena.

Saludos!!!!!

"Las cosas malas suceden a veces"...



Sé que estoy ligeramente enganchada a esta serie, que ya es antigua. Principalmente, a la primera temporada.
Pero es que quiero volver a destacar el capítulo en el que House me parece que dice algo que es muy interesante.
Le acusan de actuar mal en un procedimiento que termina con el apuñalamiento de uno de sus médicos, a manos de un paciente que sufre psicosis.
Bien, ¿por qué me llama la atención este capítulo?
El responsable de examinar la actuación y los métodos de House es un doctor de otro hospital, me parece, y comienza a preguntar a todo el equipo "¿de quién cree que fue la culpa?" etc. etc. Es curioso porque cada personaje según su forma de ser y actuar da una respuesta u otra.
Nadie culpa a House de un modo directo, pero el que le juzga decide que su manera de trabajar provoca que el equipo actúe de manera irresponsable.
Se dedica a desafiarlos.
A mí me fascina... aunque es un borde, de hecho, es divertidísimo, es muy irónico y además es un genio. No es que sea la mejor serie del mundo, pero como personaje es curioso.
Bien, cuando le preguntan a él por lo ocurrido, dice: "las cosas buenas suelen suceder. Y las malas suceden a veces. Y ya está. No es culpa de nadie".
Esto me dio que pensar porque las cosas buenas, ciertamente, suelen suceder. Y mientras vayan pasando lo demás nos da igual. Pero cuando suceden cosas malas intentamos encontrar la causa, analizarlo y a ser posible evitarlo en el futuro. Es normal, ¿no?
Es lógico, es adaptación.
Al final del capítulo parece que el encargado de juzgarle va a quitarle la licencia a House, pero entonces irrumpe la mujer del paciente diciendo que le ha salvado la vida, etc. etc.
Y el personaje que juzga dice: "bueno, no puedo privar al hospital del Doctor House, él no ha tenido la culpa".
Como respuesta, House contesta: "Cobarde".
Y añade: "el resultado no cambia si mi manera de actuar fue correcta o no".

Bien, vamos al meollo de esto: cuando pasa algo malo, ¿qué hacemos? ¿qué hacéis? Buscar la causa. Buscar lo que se ha hecho mal, a fin de evitarlo en el futuro. ¿Quién de vosotros se toma las cosas como House en dicho capítulo: "no es culpa de nadie"? Yo desde luego, no. Por eso el capítulo me gusta tanto, porque... son muchos los factores que influyen en una situación. Y en el mismo capítulo, debido a un resultado (externo), cambia el veredicto. Bueno, claro, es verdad que House tiene un don para determinar la causa de los problemas de los pacientes, pero...en nuestro día a día, ¿hasta que punto controlamos los resultados de nuestra acciones?
Yo voy conduciendo y voy a 80 km/hora y tengo un accidente, porque alguien me golpea, sin embargo un loco va a 160 km/hora y puede vivir toda la vida sin que le pase nada.

No sé vosotros pero... a mí no me parece justo.
Creo que tengo que replantear mis creencias sobre cómo funciona y cómo debería funcionar la vida.

Saludos!!!!
(pd: para lo que da un capítulo de House, ¿eh? ...)
;)
(.. ideas, opiniones, aportaciones, recomendaciones de libros, vivencias personales... compartid!!)




Buscando editor...



Se impone una visita a la librería. Por más recursos y direcciones que tenga, y más bases de Certámenes y listas con contactos... al final es necesario un paseo por una tienda de libros para tocar las portadas, anotar posibles colecciones e investigar.
Es inevitable.

Una vez pasé la tarde entera sentada en Lfnac, en la sección infantil, rodeada de niños y cuentos a fin de inspirarme para un libro que me había encargado Tragamanzanas(Ed.)

Volví a casa con un dragón rojo. De peluche. Y con la historia escrita en una libreta.

Vaya, qué curioso, ¿no llamé "El Dragón Rojo" a la librería en la que empieza a trabajar Katia en mi primera novela??
Qué casualidad.

Pues sí, volví a casa con un dragón-tristón. En serio, es que paseas por esos pasillos repletos de libros... y son ¡tan bonitos! 

Y luego hay algunas colecciones que han triunfado tanto...

.... saludos!!! (os dejo con una frase que me ha hecho reflexionar: si el sol fuera reducido al tamaño de un leucocito de nuestra sangre, y la Vía Láctea fuera reducida a la misma escala....nuestra galaxia tendría el tamaño de todo Estados Unidos. Y nuestro sol sería solo una célula).

Magia

Hace algunos... muchos... años, compré dos láminas de Van Gogh. Una de una calle... ¿de París? y otra el famoso cuadro de Los Girasoles.



Tiene gracia porque no me gusta Van Gogh. Creo. No estoy muy segura si me preguntáis ahora. El caso es que con el paso del tiempo coloqué las láminas en muy distintos lugares...hasta que al final, una terminó en mi estudio y otra en una habitación. 

Una noche, a las tantas de la madrugada, me despertó un golpe secó e inequívoco que delataba la caída de un objeto al suelo. Me levanté sobresaltada. Di vueltas por toda la casa y no descubrí el origen de aquel ruido. Como resultado de la contradicción que sentía (prueba el sonido + falta de evidencia + desconocimiento de la causa)...no dormí bien aquella noche. Es lógico, los ruidos no se producen sino tienen un motivo. Y yo tenía el ruido y el resultado pero la causa no la encontraba. Lo que era a aún peor, es que no estaba allí.

Menuda noche absurda de pánico.

jajajaj!!

Pues bien, dos días después di con el cuadro de los girasoles tirado en el suelo.

"¡Aaaaahhh!, Así que eras tú, ¡¡viejo cuadro!! el que me ha asustado..."

La cosa no habría pasado de mera anécdota pero es que cuando se la conté al Muso, hace dos o tres años, se echó a reír. Y me enseñó algo. Una enseñanza, pero no sé, no me debió quedar clara. Algo sobre el miedo.... era algo importante. Pero yo soy terca y me cuesta entenderlo. 

Días más tarde del primer incidente tuve un ... bueno, a veces me asusto mucho. Supongo que hay quién se enfada, quién se impacienta y quién tiene mil enemigos internos. El mío es el miedo (como el de otra tanta gente). El caso es que estaba en un momento en el que mis pensamientos se arremolinaban asustándome, muchísimo. De esto que te pones a pensar sin querer y no te das cuenta y estás ya proyectando en el futuro mil catástrofes... cuando de repente... ¡¡POM!!

El ruido.
El cuadro de los girasoles. Al suelo.

- Vaya -me dije.

Claro, del susto que me dio... se me olvidó en que estaba pensando y cortó de golpe mi ataque de pánico. Se lo conté al Muso y se estuvo riendo todavía más. "Claro", me dijo. Como si ya lo supiera antes de que se lo contara. Y se reía. Yo no sé porqué se ríe tanto. Hace pocos días le dije que pensaba cambiar de look y comprarme un tinte más claro para mi cabello en verano, se echó a reír todavía más. "No te tiñas de rubia"... no lo dijo así pero, ¿acaso una no tiene derecho a ponerse el cabello como quiera? ¿Verdad? ¡Yo opino igual! Luego me pregunta: "¿te has "pintado" el pelo? Y entonces la que se ríe soy yo. ¡El pelo no se pinta....! bueno, sí se pinta, pero nadie lo llama así. Aunque estaría bien. 

Volviendo a la historia. Tras la segunda caída del cuadro al suelo, me ayudaron a colgar los girasoles en un sitio fijo en la pared.

Ya no estaba "pegado". No. Estaba colgado. De un gancho. Bien firme. Y ahí ha estado durante dos años, fijo, atado por la ciencia, la física y todas las leyes naturales que se os ocurran. Adornando el salón. Donde debe de estar. Donde yo le digo que esté. Que para algo es mi cuadro. 

Hoy estaba pensando en cosas que tenía que hacer, con la televisión de fondo, y de pronto miré al techo, piernas en alto sobre el sofá (soy de esas que a veces se sientan del revés, cabeza abajo) y pensé: "Debería ir a comprar. Y comprarme un tinte rubio... me da igual lo que diga el Muso"..

POM!!!

Ese ruido.
¡¡No me lo puedo creer!! 
¡¡¡El dichoso cuadro de los girasoles al suelo!!! ¡¡DESPUÉS DE DOS AÑOS!!

¿¿Y se cae justo cuando pienso: "me da igual lo que diga el Muso"??

¿¿Pero a vosotros os parece normal?? 

Me levanto, me acerco al cuadro, miro la pared... Y EL GANCHO ESTÁ INTACTO.

"Ay, ay, ay" me digo. "No te alarmes, tiene que haber una explicación lógica. Seguramente un seísmo en Singapur que sólo ha podido sentirse aquí debido a una variación gravitacional de la Tierra". Simple.  

He decidido no volver a colgar el cuadro. Ahora esta sobre una mesa.
Aunque no es que yo crea en sucesos extraordinarios, ni nada así. La ciencia daría una explicación lógica a ... lo que sea que pase con los girasoles.
No es que yo piense que ese cuadro tiene vida propia, ni que algo raro pasa con el Muso... ni mucho menos.

A fin de cuentas, una es ya mayorcita para creer en la magia. 

Saludos!!!




Sueños que son historias - La Posada.


Bueno, lleva una semana rondándome la cabeza aunque como era casi una pesadilla no lo había escrito.




Todo empieza con un viaje en coche. Voy con alguien, pero no recuerdo quién es. Tenemos un mapa y queremos ir a un pueblo precioso, o puede que estemos buscando a alguien. El caso es que paramos delante de una posada. Entro, hablo con la señora que está detrás de la barra. Un parroquiano me recomienda ir a otra localidad que está cerca. Salgo de la posada, subo en el coche, emprendemos viaje...
Y después de un rato nos paramos de nuevo.
Delante de una posada.
Entro... y resulta ser la misma posada de antes.
Me acerco a la barra, pido algo, hablo con la señora, le pregunto algo. La señora me dice a donde tengo que ir. Vuelvo a salir, subo al coche, conducimos un buen rato... la carretera tenía campo alrededor. Se supone que vamos de una localidad a otra. Hasta que paro el coche de nuevo y entro otra vez en un establecimiento a los pies de la carretera.
Era la misma posada... otra vez.
"No me lo puedo creer."
Hay una película de miedo de un hombre que no puede salir de una habitación de hotel. Me siento igual.
- ¡No me lo diga! -exclamo enfadada-. ¡Si es que ya he estado ahí!
Mismo mapa, mismo pueblo, misma recomendación. Sólo que esta vez en la barra estaba también una compañera de trabajo, a la que le gusta mucho viajar.
- ¡Tú por aquí! -me dijo-. Pues tienes que visitar este sitio.
Salgo de la posada, ¡¡¡esto es una pesadilla!!!
Suena el despertador.

Me pareció un sueño curioso.
Tuve otro, también, de gran belleza visual. Estaba en un lugar cercano y cotidiano pero... se preparaba una tormenta  (por eso lo escribo hoy. Esta lloviendo. Me encantan las tormentas). Pero no era solo una tormenta. Era un tornado.

Los tornados me fascinan... pero sí, me dan terror. 

Vi como en el cielo gris se arremolinaban nubes de tormenta, hasta que de pronto se formó esa cosa bajo las nubes que empieza a dar vueltas.

- Fíjate -le dije a alguien que estaba conmigo-, si se junta con otro en el suelo, ¡es un tornado!

No sé cómo se llaman, pero si buscáis en Youtube cómo se forma un tornado, veréis que ocurren dos cosas. El aire empieza a girar y girar... pero el problema viene cuando se une al giro que a su vez, y de un modo que no entiendo, se forma en el suelo. Dos columnas de aire, que se buscan la una a la otra. Me parece sorprendente. Que se juntan: TORNADO. Que no se juntan: viento inofensivo.

En mi país no hay tornados. Pero aquellas dos columnas se juntaron. 

- ¡¡¡Míralo, míralo!!! -dije-, ¡¡ya está, es un tornado!!!!

Y sonó el despertador. Precioso visualmente, sí. De verdad, parecía real. 
No sé de dónde se saca mi imaginación los argumentos.... para soñar. 

Saludos!!!!



Mi pensamiento, el bibliotecario y yo.


Voy a la biblioteca, me acerco al mostrador tras detenerme unos instantes para contemplar un folleto de fotografía y tras investigar por mi cuenta los estantes repletos de series de TV. Finalmente, le digo al encargado:

- Buenas tardes... ¿Tienen la serie Twin Peaks?

* (antes de seguir leyendo debes saber que este cuento real tiene 3 voces, la de narrador personaje, la que narra lo que Nelly piensa, y la de "lo-que-su-pensamiento-responde". Cual novela de Michael Ende, encontrarás estas tres voces diferenciadas)

El bibliotecario me mira, frunce el ceño y sonríe con la boca torcida levemente.

- Me suena...

("¿Me suena?" "Qué extraña elección de palabras, ¿has visto?" "Me suena" "¡Claro que le tiene que sonar!") 

- Sí, es muy famosa.... -digo. El bibliotecario vuelve a su ordenador mientras me alejo tres pasos del mostrador verde.

- La estoy buscando -me detiene con estas palabras-, si esperas un instante...

- ¡Ah! claro, perdona - suelto una risa nerviosa-. Es que no sé....

("Me suena. Pffffff!!!!!!!!")

- Twin Peaks...

("¡Oh, venga ya!! Es la serie que todo el mundo ve, ya sabe, esa que ven nuestros hermanos mayores... ....
.. en 1980-1990...)

Me quedo petrificada. Hago cálculos mentales. Estamos en 2017. Esa serie peligrosa que veían los hermanos mayores y que tan de moda estaba ha quedado muy atrás. De hecho, ha pasado la generación de los 90s, la de los ¿¿milenials??, la de los ninis, la de los desencantados y a saber cuántas más.. todas ellas ya con 18 años cumplidos. Todas ellas pueden conducir. La serie ni siquiera será "peligrosa". Me lo parecería de niña. Menuda tontería de etiqueta. 


Miro de nuevo al bibliotecario. No me lo puedo creer.

- No la tengo -contesta, ajeno a mis pensamientos.

- La veía de pequeña -más que una pista, aquello era una queja.

- Sí -contesta el bibliotecario-. Yo también era pequeño cuando la echaban.

(¿Por quéeeeee??????? por qué me hace esto bibliotecario!!!!!)

- No la tengo.

- Vale -suspiro. Doy tres pasos hacia las estanterías para buscar al doctor House. Pero me detengo y vuelvo:-. Oiga, no tiene ... "trublú" o algo así.

((jajajaj!! ¿¿¿Trublú??))
En mi mente, puñetera, suena de pronto CLARAMENTE, ESTO (CLIC).
(¡shhhhhh CALLA!!!!!) 

- ¿Cómo? -me pregunta el bibliotecario.

Tengo a Madonna de fondo en la cabeza. Es tremendo. O pienso en imágenes o en música. Así no hay quién se concentre.

Bien, con Madonna de fondo en mi cerebro me acerco a la estantería. Corto la música a una velocidad pasmosa, pero hay como un "eco" dentro al que le sigue haciendo gracia.... Es como si hubiera pedido a mi cerebro información y éste tira de archivos y me saca algo absurdo.

- Sí....

(Trublú jajajajajaj!!!).  En serio, tengo que refrenar esa cosa interior que se está riendo a carcajadas.

- Tru... algo -le digo-. True blooo... True Buuu.. True Blue...

(¿has considerado que a ti esa serie te puede parecer un culebrón?)
(C-A-L-L-A!!!!!)
No pienso cejar en mi empeño. Ya que estoy estoy aquí, tengo que investigar.,

- ¡Ah, sí me suena! True Blood. ... Pero me suena que es un libro -me dice el bibliotecario, buscando.

Me asomo al mostrador para ver el otro lado. Le estoy dando guerra y no era mi intención.

La serie le gusta a alguien que yo admiro.

- ¿De verás? ¿La tiene?

- Sí, aquí está, pero en libro.

- Ah.
("¿Voy a leer un libro?" "no, tengo otros pendientes")

- La tienes en DVD en algunas bibliotecas... -me dice.

((¿¿Has considerado que cuando la veas te vas a PONER CELOSA????))

Me aparto del mostrador como si quemara. Es la palabra celosa la que me ha hecho dar un brinco el estómago. Y por algún motivo, esta vez la risa aflora a mis labios. Qué pensamiento tan injusto y toca narices. Esta bien. No veré True Blood no sea que me de por compararme con vampiras pelirrojas.

- ¿Sabes qué? Déjalo -le digo al bibliotecario-. No tengo tantas ganas de verla.

- De acuerdo -me dice.

Vuelvo a la estantería, saco los dos primeros capítulos de House, una película rara llamada Señor Manglehorn. Salgo de la biblioteca y me dirijo a otros menesteres, mientras reflexiono sobre el personaje de House, las series y esa cosa llamada Netflix de la que todo el mundo habla.

("¿¿Cómo puede alguien decir que Twin Peaks le suena pero no conocerla?? ¡Si era super famosa hace tres días. ¡¿Cómo puede ser?! ¿Te das cuenta? ¡Ayer era 1980!"))

A lo que mi pensamiento responde como si fuera un eco desapareciendo en medio de la cotidianidad de la calle:

(... siempre es presente....)





Siempre es presente.. ¿¿Significa eso que cuando tenga 80 años ayer seguirá siendo 1980??
¿Os parece justo?

^_^ bueno, me queda House, jajajaj!!!

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises